sábado, 9 de diciembre de 2017

"Evaluar desde los resultados puede resultar algo cruel"

La prensa deportiva no puede vitorear y apalear a la Unión Deportiva Las Palmas en la misma semana. Si la semana pasada parecía que estábamos levantando cabeza y empezaba la recuperación, esta semana, nos vamos a segunda sin ninguna esperanza.

La situación de Las Palmas viene comprometida desde hace tiempo. Esta campaña se inicio sin tener claro quién entrenaría al equipo. Si ya el año pasado los deberes no se hicieron bien y fuimos testigos de un final de temporada humillante con respecto a Las Palmas, que no sabía quién sería su entrenador, el verano no sirvió de mucho, y cuando se iniciaba la liga la figura de Manolo Márquez parecía no disponer de todas las confianzas del club. A partir de ahí se han sucedido unas decisiones que no han parecido encontrar reflejo en los buenos resultados.

Tenemos que pensar que cuando un entrenador no responde como esperamos, deberíamos cuestionar así mismo al director deportivo que lo seleccionó, y, a su vez, a la junta directiva que lo contrató.

En la entrevista que realizamos a Carlos Fernández del Ganso, psicoanalista y médico, y profesor de la RFEF, transcrita en entradas anteriores de este blog, decía: “el fútbol profesional es un concepto grupal en todos los niveles y esferas del club; por eso se habla de cuerpo técnico, plantel de jugadores o junta directiva. Poner el acento en un único integrante, sea el entrenador (máximo responsable del cuerpo técnico) o un jugador (el máximo goleador o el que más gana), no resuelve la problemática del club. Sin conocer los entresijos del vestuario, donde sin duda se cocina la verdad del equipo, es difícil saber qué sucede, y evaluar solo desde los resultados, puede resultar algo cruel”. 

Arriba Las Palmas.

lunes, 4 de diciembre de 2017

"Un equipo es un estado de ánimo" II

Una pequeña transformación en el estado anímico del equipo puede traer  buenos resultados, como se vio ayer ante el Betis en  el Estadio de Gran Canaria. Y no solo buenos resultados, sino buen juego, y sensación de control sobre el partido. Aunque nos enfrentábamos a un Betis decaído, bajo, con “bloqueo mental”, como lo describía su entrenador, la Unión Deportiva supo sacar partido de esta situación y ser mejores, en fútbol y en resultados. 

El estado anímico del equipo, la confianza de los jugadores en sí mismos y en el grupo, la percepción de eficacia y valía, son ingredientes necesarios en todo equipo de fútbol. Estos ingredientes pueden ser trabajados por equipos de psicólogos y psicoanalistas, que abordan las diferentes situaciones psíquicas que se dan en el equipo. Cuando estos aspectos se trabajan, lo que dirige el partido es el proyecto deportivo. Cuando no es así, las emociones, las personalidades de los jugadores, el momento en el que se encuentra el equipo, la no elaboración de las derrotas, puede dirigir el partido, y entonces no se juega como se entrena.

Quizás sea hora de que Las Palmas se decida a integrar en su plantilla la figura del psicólogo deportivo.


Pero ahora es el momento de disfrutar de esta victoria, que nos acerca al objetivo de salir de los puestos de descenso, y como venimos diciendo, una pequeña transformación en el estado anímico...

domingo, 26 de noviembre de 2017

"Un equipo es un estado de ánimo"



Y llegó el punto tan añorado. Creo que hoy fue fundamental, para empatar a la Real Sociedad en el estadio de Anoeta, haber ingresado un gol antes de los primeros veinte minutos, ya que este acierto favoreció la confianza y el estado anímico de los jugadores. Venimos viendo, jornada tras jornada, que el equipo sale al terreno de juego decaído, sin confianza,  con titubeos. Empezar un partido ganando en una situación psíquica como la de Las Palmas, es un buen comienzo, para reestructurarse a partir del “nosotros podemos”. A partir de ahí, el trabajo realizado dio sus frutos, pudiendo incluso, en los últimos minutos, haber vencido a la Real Sociedad. 
La confianza que los jugadores tienen en el proyecto deportivo es vital para encarar con coraje los encuentros, y ganarlos. Cuando el proyecto deportivo se diluye, cuando no se sabe bien para qué o para quién se juega, cuando no hay grupo en un equipo, el estado de ánimo decae y las repercusiones en el juego son directas. 
Cambiar al entrenador no asegura buenos resultados, sin embargo, una transformación en el estado anímico...
Así que desde aquí mandamos todo el ánimo a nuestra Unión Deportiva, y le deseamos muchos éxitos.  

lunes, 1 de mayo de 2017

"A la Unión Deportiva le falta, tal vez, un poco de Poesía".

El diván de la Unión Deportiva estuvo con Carlos Fernández del Ganso, poeta, psicoanalista, médico y profesor de la RFEF, autor de los libros "Poetas del fútbol", y "Psicoanálisis y fútbol", y le preguntó acerca de la actual situación de la Unión Deportiva Las Palmas:


El diván de la Unión Deportiva: hola Carlos. Antes que nada agradecerte, como siempre, tu interés y atención por colaborar con este blog, y tu amabilidad al contestarnos unas preguntas.

En el transcurso de la temporada la Unión Deportiva Las Palmas ha continuado haciendo su juego, la propuesta que Quique Setién trajo cuando empezó a entrenar a este equipo, y que se ganó la alabanza de muchos entendidos del fútbol. Propuesta que Quique Setién, en repetidas ruedas de prensa, refería no tener intención de cambiar. Sin embargo, los otros equipos han estudiado el juego de Las Palmas a fondo, no dejándole hacer su juego y haciendo mucho daño al equipo. He visto como el equipo salía al terreno de juego con la misma estrategia partido tras partido, sin ningún ápice de creatividad. Mi pregunta es ¿se ha equivocado Quique Setién manteniendo su estrategia de juego más allá de los resultados? ¿Debería haber hecho cambios y sorprendido al rival? ¿Es Quique Setién causante de la situación de Las Palmas?

Carlos Fernández: el fútbol profesional es un concepto grupal en todos los niveles y esferas del club; por eso se habla de cuerpo técnico, plantel de jugadores o junta directiva. Poner el acento en un único integrante, sea el entrenador (máximo responsable del cuerpo técnico) o un solo jugador (sea el máximo goleador o el que más gana), no resuelve la problemática del club.
Sin conocer los entresijos del vestuario, dónde sin duda se cocina la verdad del equipo, es difícil saber qué sucede, y evaluar solo desde los resultados, puede resultar algo cruel.
Los partidos que he presenciado de la Unión Deportiva Las Palmas, en Liga y Copa, me  han llamado la atención por su frescura, atrevimiento y buen trato del balón.
Respetar la estrategia o sistema táctico del entrenador es también una cuestión grupal. Por ejemplo, si criticamos al mister, deberíamos cuestionar, así mismo, al director deportivo que lo seleccionó y, a su vez, a la junta directiva que lo contrató.
En ocasiones, cambiar la táctica por lesiones, porque el rival te conoce o por el motivo que sea, puede ser beneficioso, pero en mi humilde opinión la Unión ha realizado una buena temporada y ha desplegado buen juego en muchos partidos, salvando la categoría con cierta elegancia sin necesidad de llegar ahogado al final del campeonato; y éste sí me parece que pueda ser uno de los motivos de un bajón anímico en el juego del equipo.

DUD: leo muchos comentarios estos días en los que la gente arremete contra los jugadores, diciendo que están dormidos, que no tienen actitud. Mi impresión, y así lo escribí en una entrada del blog, es que están hipnotizados por una idea, la de Quique Setién, repitiendo y repitiendo la misma fórmula en cada partido. Sin embargo, los resultados positivos no aparecen. ¿Qué te parece esta idea?

CF: los jugadores han seguido al entrenador mientras éste tuvo la confianza del club. Tal vez deberíamos pensar que la directiva, una vez alcanzados los objetivos, no supo o no quiso mantener o respaldar el proyecto de una nueva temporada con el entrenador. Y cuando el proyecto no se renueva, cuando se diluye la transferencia entre el entrenador y la directiva, se relaja la transferencia entre el cuerpo técnico y los jugadores. Los jugadores pueden estar hipnotizados, pueden haber sido seducidos o enamorados por una idea del entrenador, y cuando el enamoramiento desaparece, o aparece el amor deportivo o surge el desamor sobre el terreno de juego. Pero en el amor siempre debe haber un tercero, porque si sólo hay dos es una cuestión infantil, y así es difícil competir en el fútbol profesional. El tercero puede ser la junta directiva, la afición o la prensa.

DUD: la renovación de Quique Setién por parte de la Unión Deportiva, ha sido un tema que ha estado en boca de todos en los últimos meses, haciéndose públicas las negociaciones que había entre la entidad y el entrenador. ¿Ha podido esta situación influir en el mal juego de Las Palmas?

CF: este es un punto crucial en la evolución del último tercio de la temporada de la Unión. Una vez conseguidos los objetivos de permanencia, tal vez la ambición de la Institución se diera por satisfecha, y no se supiera negociar la continuidad. Sabemos que la ambición de una Institución deportiva es la eficacia, es decir, la permanencia, sin embargo, la ambición del grupo es hacer historia, conquistar títulos, avanzar en la clasificación y, tal vez, no se haya tenido la suficiente paciencia para construirlo.
Las grandes gestas deportivas, se consiguen con los años, cuidando la cantera, fortaleciendo lazos con la ciudad, cuidando la relación con los colegios, la prensa y sabiendo esperar.
En la Unión hay mucho talento, trabajo y un buen proyecto deportivo al que se debe dar tiempo. Lo importante no son los individuos (entrenador, capitán, presidente…), lo importante es el proyecto deportivo, las ideas. A la Unión no le falta talento, ni dinero, ni ganas, le falta, tal vez, un poco de poesía.

DUD: muchas gracias. 

lunes, 6 de marzo de 2017

Setien versus Ramírez


La renovación de Quique Setien parece estar siendo, en las últimas semanas, una liga paralela que están jugando el entrenador de la Unión Deportiva y la directiva del club. Mientras uno avisa de que nadie es imprescindible “aquí nunca vamos a perder la cabeza por nadie, ni por un entrenador, ni por un jugador”, que revelaba el presidente de Las Palmas en una entrevista en Unión Deportiva Radio, el otro refiere “todo lo que el fútbol me ha dado me lo he ganado sobre el césped”. Y ante estas situaciones es cuando uno se pregunta qué es el fútbol. Para responder a esta pregunta me acerco al libro “Poetas del fútbol” del médico, psicoanalista y profesor de la RFEF, Carlos Fernández del Ganso, donde escribe: “el fútbol es un deporte, un juego y un negocio”. Es un deporte porque es una actividad física reglamentada, de carácter competitivo que mejora la condición física de quien lo práctica. Es un juego porque proporciona entretenimiento y diversión, y porque todo lo que hemos aprendido lo hemos hecho jugando, y también es un negocio porque nada puede pensarse, en la actualidad, sin el dinero, como concepto.

Sabemos que el fútbol produce muchas pasiones, y así el doctor Fernández escribe: “las personas eligen equipo de manera inconsciente, y es la única manera de explicar por qué no todos somos del mismo equipo. El equipo de la ciudad donde nací, el equipo cuyos colores coinciden con la flor que regalé al primer amor, el equipo cuyo delantero lleva mi nombre, el eterno rival del equipo de mi padre, es decir, cualquier rasgo inconsciente que me represente como sujeto en la vida psíquica para algo o para alguien, hará que la libido del sujeto se deposite en ese club, a veces de manera fanática, a veces como un enamoramiento, estéticamente otras y siempre buscando el gol y lo que ello representa en cada caso”.

Esto explica porque el deporte rey produce tantas pasiones. Algo de uno mismo se juega en cada partido, y es por eso que cuesta tanto entender la maquinaria que hay detrás del fútbol, que parece fría y descorazonada. Y sin embargo, también eso es fútbol, una institución empresarial que tiene que dar cuenta de sus balances y números. 

domingo, 23 de octubre de 2016

Los prejuicios en los entrenadores de fútbol


Uno se queda con la sensación, cuando termina de ver los partidos de Las Palmas, que el equipo no es capaz de acabar la faena.

Se afloja en su deseo, se lesiona, pierde la concentración, y no consiguen sumar los puntos.

Las decisiones arbitrales parece ser la excusa que está utilizando Las Palmas para no cumplir con el trabajo, pero lo que se está viendo es que lo están dejando a medio hacer.

Quique Setién en las declaraciones después del partido, refiere que los árbitros no están favoreciendo a la Unión Deportiva. Incluso hace un análisis psicológico de los mismos, y dice que pueden ser motivos inconscientes los que lleven a un árbitro a pitar  un penalti contra Las Palmas, un equipo de “abajo”, utilizando sus palabras, y no pitarlo al Villareal. Pero aquí, amigo Setien, he de decirle que uno siempre ha de desconfiar de uno más que de los demás. Muchas veces cuando acusamos a otros de tener intenciones determinadas contra nosotros mismos, realmente lo que hay en juego son intenciones propias, de las cuales nada queremos saber, y por supuesto, nada sabemos. La teoría más importante que da cuenta del funcionamiento de la mente humana, el Psicoanálisis, nos habla de que el ser humano es un sujeto dividido. Su yo consciente nada sabe de su yo inconsciente. En muchas ocasiones hay conflictos entre sus yoes,  siendo el deseo de ganar un deseo consciente, pero anidando en el inconsciente prejuicios, que van en contra de la victoria. ¿Quiere decir esto que Quique Setien quiere perder los partidos? No, pero sí que tiene algunos prejuicios, que además son transmisibles, que están obstaculizando el logro de los objetivos.

Y ¿qué se puede hacer con los prejuicios? Uno no puede terminar con ellos, pero sí puede psicoanalizarlos, para que salgan a la luz, en primer lugar, y dejen de tener un efecto negativo sobre el equipo, posteriormente.

Arriba Las Palmas. 

jueves, 22 de septiembre de 2016

Cuando falta el deseo. Las Palmas cayó ante la Real Sociedad


No se puede ganar ni perder siempre. Es cuestión de azar. Aunque el azar también está sobredeterminado. Pero cuando se pierde como perdió ayer la Unión Deportiva frente a la Real Sociedad, alguien tiene que cantar la verdad sobre la derrota.

En múltiples medios de comunicación se ha hablado sobre la falta de agresividad que el equipo canario mostraba ayer en Anoeta. La agresividad en el deporte no es otra cosa que ambición, y esa faltaba ayer. Los amarillos jugaron como si estuvieran disputando un partido de entrenamiento entre ellos. No se diferenciaban del equipo contrario, no ambicionando los colores que vestían, siendo vapuleados por un rival que quería la victoria.

La propia falta de deseo despistaba a los canarios, que no encontraban su lugar en el campo.

Hay un trastorno psicológico muy conocido por todos que se llama depresión. Uno de los síntomas más característicos de esta enfermedad es la falta de deseo. Cuando alguien no tiene deseo se dice que está deprimido. Ayer Las Palmas se mostraba deprimida. Y es que a veces, cuando se consiguen deseos largamente anhelados, como es que toda la prensa deportiva hable de la Unión Deportiva, una corriente de tristeza aparece por los logros conseguidos.

Esperemos que Las Palmas mejore su estado de ánimo.